Blogia
LA CIUDAD INVISIBLE ~ La más habitable de todas las ciudades

Teatro

Día Mundial del Teatro

Día Mundial del Teatro

Como todos los años, me gusta sumarme a la celebración del Día Mundial del Teatro. En esta ocasión, el habitual manifiesto lo firma el dramaturgo y director brasileño Augusto Boal. Es un texto comprometido y comprometedor que merece la pena leer, y por eso lo reproduzco más abajo.

Además, os incluyo un enlace para aquellos que viváis en Madrid y queráis participar en alguna de las actividades de la Noche de los Teatros: http://www.madrid.org/lanochedelosteatros/ 

Mucha mierda.


MANIFIESTO  DEL DÍA MUNDIAL DEL TEATRO 2009

Todas las sociedades humanas son espectaculares en su vida cotidiana y producen espectáculos en momentos especiales. Son espectaculares como forma de organización social y producen espectáculos como este que ustedes han venido a ver.
Aunque inconscientemente, las relaciones humanas se estructuran de forma teatral: el uso del espacio, el lenguaje del cuerpo, la elección de las palabras y la modulación de las voces, la confrontación de ideas y pasiones, todo lo que hacemos en el escenario lo hacemos siempre en nuestras vidas: ¡nosotros somos teatro!
No sólo las bodas y los funerales son espectáculos, también los rituales cotidianos que, por su familiaridad, no nos llegan a la consciencia. No sólo pompas, sino también el café de la mañana y los buenos días, los tímidos enamoramientos, los grandes conflictos pasionales, una sesión del Senado o una reunión diplomática; todo es teatro.
Una de las principales funciones de nuestro arte es hacer conscientes esos espectáculos de la vida diaria donde los actores son los propios espectadores y el escenario es la platea y la platea, escenario. Somos todos artistas: haciendo teatro, aprendemos a ver aquello que resalta a los ojos, pero que somos incapaces de ver al estar tan habituados a mirarlo. Lo que nos es familiar se convierte en invisible: hacer teatro, al contrario, ilumina el escenario de nuestra vida cotidiana.
En septiembre del año pasado fuimos sorprendidos por una revelación teatral: nosotros pensábamos que vivíamos en un mundo seguro, a pesar de las guerras, genocidios, hecatombes y torturas que estaban acaeciendo, sí, pero lejos de nosotros, en países distantes y salvajes. Nosotros que vivíamos seguros con nuestro dinero guardado en un banco respetable o en las manos de un honesto corredor de Bolsa, fuimos informados de que ese dinero no existía, era virtual, fea ficción de algunos economistas que no eran ficción, ni eran seguros, ni respetables. No pasaba de ser mal teatro con triste enredo, donde pocos ganaban mucho y muchos perdían todo. Políticos de los países ricos se encerraban en reuniones secretas y de ahí salían con soluciones mágicas. Nosotros, las víctimas de sus decisiones, continuábamos de espectadores sentados en la última fila de las gradas.
Veinte años atrás, yo dirigí ‘Fedra’ de Racine, en Río de Janeiro. El escenario era pobre: en el suelo, pieles de vaca, alrededor, bambúes. Antes de comenzar el espectáculo, les decía a mis actores: “Ahora acaba la ficción que hacemos en el día a día. Cuando crucemos esos bambúes, allá en el escenario, ninguno de vosotros tiene el derecho de mentir. El Teatro es la Verdad Escondida.”
Viendo el mundo, además de las apariencias, vemos a opresores y oprimidos en todas las sociedades, etnias, géneros, clases y castas, vemos el mundo injusto y cruel. Tenemos la obligación de inventar otro mundo porque sabemos que otro mundo es posible. Pero nos incumbe a nosotros el construirlo con nuestras manos entrando en escena, en el escenario y en la vida.
Asistan al espectáculo que va a comenzar; después, en sus casas con sus amigos, hagan sus obras ustedes mismos y vean lo que jamás pudieron ver: aquello que salta a nuestros ojos. El teatro no puede ser solamente un evento, ¡es forma de vida!
Actores somos todos nosotros, el ciudadano no es aquel que vive en sociedad: ¡es aquel que la transforma!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Todos a la guerra II: «No hay que preocuparse»

Todos a la guerra II: «No hay que preocuparse»

(Un hombre y una mujer sentados en sillas funcionales. Ambos visten ropa claramente occidental y tienen sobre sus piernas sendos ordenadores portátiles.
En cierto momento, se escucha el zumbido de una bomba que se acerca y enseguida ocurre una explosión en una esquina de la escena.)

MUJER.-(Tecleando en su ordenador.) Esta bomba ha caído en los Balcanes. Puede que en Kosovo, puede que en Serbia.
HOMBRE.-Eso queda muy lejos.
MUJER.-Sí, muy lejos.
HOMBRE.-En el otro lado del mundo.
MUJER.-No hay que preocuparse.
(De nuevo, otro zumbido creciente y otra explosión.)
HOMBRE.-(Tecleando en su ordenador.) Esta bomba ha caído en Palestina, en la franja de Gaza.
MUJER.-Eso queda muy lejos.
HOMBRE.-Sí, muy lejos.
MUJER.-En el otro lado del mundo.
HOMBRE.-No hay que preocuparse.
(Una tercera bomba anuncia su caída y explota en el escenario.)
MUJER.-(Tecleando en su ordenador.) Esta bomba ha caído en Iraq, puede que en Bagdad, puede que en Kirkuk.
HOMBRE.-Eso queda muy lejos.
MUJER.-Sí, muy lejos.
HOMBRE.-En el otro lado del mundo.
MUJER.-No hay que preocuparse.
(De repente, un nuevo zumbido corta el aire, pero esta vez suena muy alto. El HOMBRE y la MUJER buscan el proyectil a su alrededor, pero no lo localizan. El sonido crece exponencialmente hasta ensordecer la escena. Finalmente, las miradas nerviosas de los personajes confluyen en un mismo punto sobre sus cabezas. Y así quedan ambos, observando el cielo -la boca entreabierta por la postura de la cabeza- con cara de tontos.
De repente, oscuridad y silencio.)

Todos a la guerra I: «Ojos que no ven»

HOMBRE UNIFORMADO.—(Orgulloso.) Desde que comenzó la ofensiva, he participado en más de cien misiones aéreas, y en ninguna he tenido ni un solo problema. (Burlón.) ¿Qué problemas iba a tener?, si nuestros enemigos son unos muertos de hambre y yo vuelo siempre a diez mil metros de altura, por encima incluso de las nubes, la mayoría de las veces de noche, completamente fuera de su alcance. Ni sus radares se enteran de que llego. Así que no tengo más que programar las coordenadas en mi ordenador, fijar el blanco que me han asignado, armar el misil, dirigirlo con la cámara de visión nocturna y... (Simula con su mano la forma y el movimiento de una pistola que dispara.) Donde pongo el ojo, pongo mil quilos de bomba, y se acabó la central eléctrica, o la depuradora de agua, o la fábrica de armas químicas, o lo que quiera que sea que me cargue esa vez, porque los blancos los eligen los de inteligencia y yo nunca sé contra qué disparo.

(Pausa, pensativo.) Lo cierto es que el último edificio que bombardeé tenía un aspecto extraño, no era como los otros. Había en su techo, no sé... algo así como una cruz. No lo distinguí con claridad, era de noche y el monitor me lo enseñaba todo verde. Podría ser algún tipo de antena, o una cruz de una iglesia rara de ésas que tiene esta gente...

(Su gesto se ensombrece.) Una cruz... una cruz en el tejado... también podría ser un hospital... o una escuela... o un refugio lleno de civiles, de mujeres y niños y viejos escondidos allí pensando que estarían a salvo de nuestras bombas de mil quilos...

(Sacude la cabeza, ahuyentando sus pensamiento.s) No, yo no sé lo que era. Los de inteligencia fijan el blanco y yo me limito a volar hasta allí, apuntar el misil y lanzarlo, nada más, ese es mi trabajo. Ellos no me cuentan qué es lo que destruyo y yo tampoco lo pregunto. Nunca hago preguntas porque...

(Pausa.) Nunca hago preguntas porque prefiero no saberlo.

 

Este monólogo fue publicado en el volumen Teatro contra la guerra, editado por la Asociación de Autores de Teatro. Era otra guerra la que se denostaba entonces (una que aún sigue vigente por desgracia), pero lo rescato para este blog porque los verdugos que se amparan en la obediencia y la disciplina de mando son todos iguales, vistan el uniforme que vistan.

 

 

Pilar Zapata Bosch, ganadora del XXIV Premio de Teatro Antonio Buero Vallejo

Pilar Zapata Bosch, ganadora del XXIV Premio de Teatro Antonio Buero Vallejo

Se está convirtiendo en una deliciosa costumbre para mí felicitar desde este blog a amigos que logran premios. Hoy le toca el turno a Pilar Zapata Bosch, que ha obtenido recientemente el Bueno Vallejo de teatro, convocado por el Ayuntamiento de Guadalajara.

No es la primera vez que escribo sobre Zapata Bosch (para más datos, pinchar aquí), pero hoy me apetece añadir que es una auténtica escritora de raza y que me satisface enormemente ver cómo empieza a reconocerse su obra.

Para más información:

http://www.dclm.es/news/132/ARTICLE/15228/2008-11-21.html

Y también podéis visitar la web de la autora La caja de lápices (ver enlace permanente en esta página: ENLACES - LITERATURA)

Día Mundial del Teatro

Hoy se celebra el Día Mundial del Teatro.

Creo haber comentado antes que estos días mundiales me parecen una excusa para acordarse de un tema un día al año y olvidarse completamente de él los trescientos sesenta y cuatro restantes. Aun así, no puedo dejar de alegrarme de que todo el planeta piense hoy en clave teatral, aunque el fenómeno solo dure veinticuatro horas.

El habitual mensaje internacional de este día se puede consultar pinchando aquí. Es un bello y simple texto firmado por el director canadiense Robert Lepage que merece la pena leer.

Por otro lado, aprovecho la oportunidad para anunciar que la Asociación de Autores de Teatro aportará su granito de arena a la celebración mundial del hecho teatral con el VIII Maratón de Monólogos, que tendrá lugar el próximo 15 de abril entre las 18 y las 24 horas en La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2. Madrid). Si podéis asistir, os prometo que os gustará.

Y para terminar, y con ánimo de quitarle hierro a esto de las celebraciones oficiales y mundiales, acompaño a continuación varios videos de funciones teatrales tan originales como poco serias. Que los disfrutéis.






«¿Y usted?»

«¿Y usted?»

(Este texto lo pueden interpretar un HOMBRE o una MUJER indistintamente.

El actor/actriz lo representará con un tono histriónico de juglar callejero, manteniendo en todo momento un entusiasmo exagerado.) 

¡Tengo sida! ¡Tengo sida!

Escuchen todos, presten atención: ¡¡¡Tengo sida!!!

Sí, han oído bien:

Tengo sida y ha cambiado por completo mi vida.

Tengo sida y me tomo cada día cuarenta pastillas.

Tengo sida y ya no me habla mi familia.

Tengo sida y no encuentro pareja que conmigo viva.

Tengo sida y mis amigos ni me tocan ni me miran.Tengo sida y en mi trabajo prefieren que ya no siga.

Tengo sida. ¡Tengo sida! ¿No les doy un poco de envidia?

Lo veo en sus caras. Lo veo en sus miradas.

Yo tengo sida. Y ustedes, envidia mal disimulada.

Pero que nadie sufra. Que nadie se hiera. El sida está al alcance de cualquiera.

Ricos y pobres, hombres y mujeres, niños y niñas: ¡el sida puede entrar en vuestras vidas!

¿Sabía usted, caballero, sabía usted, señora, que el sida se contagia en silencio y en mucho menos de una hora?

Todos los que estamos aquí podemos cogerlo sin saberlo.

Sin verlo, sin olerlo, sin comerlo ni beberlo… ¡Todos podemos tenerlo!

Sin estornudos, sin toses y sin hemorragia: así se contagia.

Tengo sida. ¡Tengo sida! ¿Y usted? ¿Y usted? ¿Y usted?

¿Han echado últimamente una canita al aire…? ¿Han cometido algún pecadillo…? ¿Se les «olvidó» usar un preservativo…? ¿Han compartido como buenos colegas una jeringuilla…? ¡Qué maravilla! 

Pregúntenle a su médico. Pregúntenle a su amante. Doctor, ¿tengo sida? ¿Me has contagiado, querida?

Y si la respuesta es afirmativa, ¡enhorabuena!

Tendrán sida y tomarán cada día cuarenta pastillas.

Tendrán sida y ya no les hablarán sus familias.

Tendrán sida y no encontrarán pareja que a su lado viva.

Tendrán sida y sus amigos no compartirán con ustedes ni una silla.

Tendrán sida y en sus trabajos preferirán que ya no sigan.

Tendrán sida y cambiarán por completo sus vidas.

Yo tengo sida.

¿Tú tienes sida?

¿Él tiene sida?

Nosotros tenemos sida.

¿Vosotros tenéis sida?

No sólo ELLOS pueden tener sida.

Y ahora he de marcharme. Sé que sabrán disculparme.

Tienen que ingresarme, pincharme, estudiarme y medicarme.

Pero, repito, que nadie me tenga envidia.

Pregunten a su médico.

Pregunten a su amante.

Pregunten, pregunten… y ya me contarán más adelante…

Este monólogo fue representado dentro de la acción teatral Grita: ¡Tengo Sida!, de Dante Teatro, con motivo del Día Mundial del Sida en los años 2005 y 2006. Se publicó en el libro del mismo título editado por la Universidad Complutense.

Enhorabuena

Enhorabuena

Escena de Hamelin, de Juan Mayorga (Compañía Animalario, 2005).

La concesión del Premio Nacional de Teatro a Juan Mayorga no ha sido ninguna sorpresa: se veía venir. Y me alegro.

Tuve el placer de ser alumno suyo durante una semana en un taller organizado por la AAT. Por aquel entonces, Mayorga era ya una de las más firmes promesas de la dramaturgia española, pero desde entonces su carrera ha explotado más allá de lo que se podía suponer.

Seguidor y admirador de autores como Harold Pinter, Sanchis Sinisterra o David Mamet, su teatro es original, comprometido y valiente; y dada la juventud del autor, promete regalarnos obras mejores aún en el futuro.

Mi más sincera enhorabuena desde este modesto blog.

VIII Salón Internacional del Libro Teatral

VIII Salón Internacional del Libro Teatral

Desde pasado mañana, jueves 29 de noviembre, y hasta el 2 de diciembre, se celebrará el VIII Salón Internacional del Libro Teatral, organizado por la Asociación de Autores de Teatro.

El recinto escogido para esta ocasión (tras disfrutar de las siete ediciones anteriores en Madrid) ha sido el Casino de la Exposición de Sevilla, y durante estos cuatro días podrán verse allí casetas de venta de libros de las principales librerías y editoriales teatrales; y como actividades paralelas, entre otras: el Premio Teatro Exprés, presentaciones de libros y revistas, lecturas dramatizadas de obras cortas y un homenaje al autor granadino José Martín Recuerda, recientemente fallecido.

Una excelente excusa para dejarse caer por la capital andaluza.

«Vacío»

«Vacío»

PERSONAJES
MUJER
HOMBRE

(Ambos por encima de los treinta años de edad..)

El escenario está cubierto de tierra fina y dorada que brilla en un día soleado. Aparecen una MUJER y un HOMBRE vestidos con trajes de baño y provistos de bolsa playera y toallas.

MUJER.−(Exultante..) Me encanta estar aquí. ¿A ti no, cariño?

HOMBRE.−(A disgusto.) Sí, sí... mucho.

MUJER.−No entiendo por qué no venimos más a menudo. Yo pienso que es por pereza, ¿no crees? Cuántas cosas que nos gustan dejamos de hacer por pereza...

HOMBRE.−¿Como el amor, por ejemplo?

MUJER.−Ay... siempre sales con lo mismo. Olvídate de eso por un momento y siéntate conmigo.

Ambos estiran las toallas en la arena y se sientan; ella, con alegría; él, con manifiesta desgana.

MUJER.−(Llena sus pulmones de aire y lo suelta suavemente.) Qué bien se respira aquí. No hay nada como estar frente al mar y dedicarse a mirarlo sin prisa.

HOMBRE.−(Malhumorado.) Mira, deja ya este rollo que...

La MUJER le tapa la boca al HOMBRE con una mano.

MUJER.−Sssssssh... No digas nada, por favor. Déjame que disfrute de este rato a mi manera, te lo ruego.

HOMBRE.−(Liberándose de la mordaza.) Vale, como tú quieras, me estaré calladito. O mejor todavía, te daré la razón: (sarcástico) ¡qué bonito es el mar!

MUJER.−(Melancólica.) Precioso. Las olas acariciando la playa, la brisa, este aroma a sal, o a vida, o a no sé qué...

HOMBRE.−(Ácido.) Yo tampoco lo sé.

MUJER.−Y el sonido... el sonido de nuestro mar. ¿A qué dirías tú que suena, cariño? ¿Cómo definirlo? ¿Es un arrullo, o un rumor, o una voz...?

HOMBRE.−Es una mierda.

MUJER.−(Decepcionada.) ¿Por qué me haces esto? ¿Por qué no puedes estar unos minutos aquí conmigo y ayudarme a pasarlo bien?

HOMBRE.−Es imposible pasarlo bien en este lugar, ¿no lo entiendes?

MUJER.−Claro que lo entiendo. Soy yo, ¿recuerdas?, tu mujer, la misma a la que se le van las noches en vela esperando volver a verlo, volver a tenerlo a mi alrededor, y poder oírlo y tocarlo y...

HOMBRE.−(Interrumpiendo.) ¿Y tú crees que venir a la playa nos va a servir de algo?

MUJER.−La psicóloga dijo que sí.

HOMBRE.−La psicóloga es una niñata que no tiene ni puñetera idea de lo que es sufrir.

MUJER.−Ella también vive aquí.

HOMBRE.−Sí, pero no nació aquí. Ella es de la capital, y cuando quiera puede regresar a su casa y olvidarse de nuestro problema. Ojos que no ven... Pero nosotros seguiremos siempre en este lugar, contando los días que pasan sin que él esté a nuestro lado y volviéndonos locos.

MUJER.−No, locos no...

HOMBRE.−Y encima, tiene el cuajo de aconsejarnos que hagamos como si nunca lo hubiéramos perdido, como si todo siguiera igual que siempre. Que hagamos vida normal, que sigamos viniendo a la playa...

MUJER.−Éste fue el último sitio en que lo vimos. Y a lo mejor, quién sabe... a lo mejor vuelve también por aquí.

HOMBRE.−(Poniéndose de pie.) ¡No, no y no! Hazme un favor: mira hacia el frente.

MUJER.−(Baja la cabeza.) No, déjame.

HOMBRE.−¡Que mires al frente y me digas lo que ves!

MUJER.−(Con angustia creciente.) No quiero.

HOMBRE.−Entonces te lo diré yo: ¡nada! ¡Ya no está! Hace años que nos lo quitaron, o que se fue, o quién demonios sabe lo que pasó.

MUJER.−(Con los ojos cerrados, autoconvenciéndose.) No es verdad. Está con nosotros, donde siempre, yo sé que está con nosotros.

HOMBRE.−(Zarandea a la MUJER.) ¡Mentira! Ya no está, y por mucho que lo esperemos, ¡no va a volver nunca!

La MUJER se tumba en la arena en posición fetal y se envuelve con la toalla como si buscara protección.

MUJER.−(Llora mientras habla.) Sí, sí que está... Sigue ahí, donde siempre... no se ha ido a ninguna parte, no se ha ido, no se ha ido...

Tras unos segundos, el HOMBRE se apiada de su compañera, se arrodilla junto a ella y le acaricia el cabello.

HOMBRE.−(Con ternura.) Sí, cariño. Nuestro mar, nuestro querido mar sigue ahí, donde siempre.

Se escucha rumor de olas y piar de gaviotas mientras se hace el OSCURO.

 

Esta obra de teatro fue publicada por primera vez en el libro El mar (solidaridad con Galicia), editado por la Asociación de Autores de Teatro poco después de la tragedia provocada por el petrolero Prestige en noviembre del 2002.

Teatro Mínimo. Publicación

Teatro Mínimo. Publicación

Ha salido publicado el libro VI Certamen de Teatro Mínimo Rafael Guerrero, editado por el Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera (Cádiz) en colaboración con la Asociación TAETRO.

En dicho libro se incluyen las obras ganadoras de este premio, que fueron representadas en su momento en el Teatro Moderno de Chiclana: Clandestinos, de Antonio Cremades; El ramo de flores, de Carmen Pombero; El pacto con el diablo, de Tomás Afán, y las dos obras de mi autoría: Atraco a papel armado y Más enrollado que una Harley

El libro presenta una cuidada edición, de la que cabe destacar la excelente ilustración de cubierta.

No me queda más que felicitar desde este blog a TAETRO por su continuada labor de promoción del teatro y, en especial, de sus autores.

 Escenas de Atraco a papel armado y Más enrollado que una Harley

 

Para más información, consultar el enlace de la Asociación TAETRO en la columna de la derecha.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

«Acción-reacción», de Salvador Enríquez

«Acción-reacción», de Salvador Enríquez Para los días 4 al 7 de octubre, la Compañía La Cabina Teatro prepara el estreno, en Karpas (Santa Isabel, 19 - Madrid), del espectáculo ACCIÓN-REACCIÓN, formado por tres obras breves de Salvador Enríquez: Cuando den las tres, La cuchara y La próxima, Prosperidad. Este estreno se enmarca en el Proyecto AVE de Karpas, para el Estreno de Autores Vivos Españoles.
La interpretación corre a cargo de Chema Alonso y Reyes Amaro. La dirección, vestuario atrezzo y efectos especiales los asume la propia Compañía.
Los horarios de la funciones son: jueves y viernes, 4 y 5 octubre a las 20,30; sábado, 6, a las 19,00 y a las 21,30 y domingo, 7 a las 19,00 horas.
Contacto con La Cabina Teatro: ladypumuky@yahoo.es Más información en: www.reyesamaro.es y en http://noticiasteatrales.es/.

Recomendación

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (ver enlace en el margen) ha publicado un artículo que os recomiendo vivamente. Se titula: Dos proyectos narrativos para el siglo XXI: Juan Manuel de Prada y José Ángel Mañas, firmado por Germán Gullón, de la Universidad de Ámsterdam.

No os recomiendo esta lectura por los comentarios que incluye acerca de los mencionados escritores (que también pueden interesaros), sino porque el artículo incluye un preámbulo que disecciona con precisión de forense la realidad literaria actual en España.

No dejéis de leerlo.

En escena «¿Dónde estás, Ulalume, dónde estás?», de Sastre

En escena «¿Dónde estás, Ulalume, dónde estás?», de Sastre

El Teatro Español de Madrid pondrá en escena dentro de un mes «¿Dónde estás, Ulalume, dónde estás?», en la que el dramaturgo recrea los últimos días de Allan Poe, vagando alcoholizado por las tabernas de Baltimore y acosado por el delirium tremens.

Las funciones tendrán lugar del 13 al 23 de septiembre con el siguiente reparto: Chete Lera, Zutoia Alarcia y Camilo Rodríguez, con dirección de Juan Carlos Pérez de la Fuente.

Una buena oportunidad de disfrutar de una de las últimas obras escritas por Sastre (1990).

Para más información:

http://www.esmadrid.com/teatroespanol/jsp/ficha_evento.jsp?id=112

 

Noticias Teatrales

Noticias Teatrales

Aunque mantengo un enlace permanente en este blog, no quiero dejar de reseñar que acaba de publicarse el número 115 de la revista digital «Noticias Teatrales» (http://noticiasteatrales.galeon.com/), dirigida y mantenida por Salvador Enríquez y varios colaboradores/as.

Posiblemente, «Noticias Teatrales» sea una de las referencias más completas e inmediatas de las que disponemos a la hora de saber qué ofrece la escena teatral en castellano, tanto aquí como en el extranjero.

Sin duda, muy recomendable.

Web de la Asociación TAETRO

Web de la Asociación TAETRO

Acabo de colgar en la Sección de Enlaces de este blog uno al recién estrenado sitio web de la Asociación Cultural TAETRO, radicada en Chiclana de la Frontera (Cádiz, España).

En esta web (http://www.taetro.org/) están colgadas varias fotos de tres montajes muy acertados que TAETRO hizo de sendas obras mías, con motivo de las ediciones VI y VII de su Certamen de Teatro Mínimo Rafael Guerrero, concurso al que os animo a participar.

Buena y valiosa gente la de TAETRO, con una vocación por la escena a prueba de bombas. Doy fe.

Cómo ser Leonardo

Cómo ser Leonardo

Atractiva cuestión la que plantea el título de esta obra. Y ¿cuál es la respuesta? Pues la que nos ofrecen Julio Salvatierra y la compañía Teatro Meridional no es una, sino... cuatro: cada uno de los dos actores y de las dos actrices es un Leonardo distinto (sí, también ellas): el matemático, el mecánico, el anatomista, el pintor... Y la suma de todos ellos, como teselas de un mosaico, nos presenta una visión forzosamente aproximada a la figura de este genio renacentista que, así lo afirma el lema publicitario de la obra, «despertó cuando los demás aún dormían». La función, escrita en un tono muy humorístico, transcurre con un ritmo fresco y ágil a lo largo de noventa minutos que al espectador le parecen muchos menos, gracias a un trabajo actoral y de dirección notable. Y es que no hay nada mejor para un autor teatral que un director (Álvaro Lavín) y un reparto (el propio Álvaro Lavín, Óscar Sánchez Zafra, Marina Szerezevsky, Paloma Vidal y Pepa Zaragoza en sustitucionees) que creen en el texto y están dispuestos a levantarlo de la mejor manera posible.

Sólo me queda reseñar dos pegas de este montaje: la primera, el uso esporádico de expresiones malsonantes que parecen concesiones a un humor de trazo grueso, lo que no encaja en esta historia; y la segunda, la proliferación de faltas de ortografía (en forma de ausencia de tildes) en las diapositivas que, como único decorado, se proyectan en la escena (hace daño ver escrito: matematicas, optica, mas tarde...)

En resumen, se trata de una obra recomendable, que continúa la línea de recreación biográfica del anterior título de Salvatierra, «Miguel Hernández».

A ciegas

A ciegas

Está a punto de reestreno «A ciegas», una de las obras más originales del ya por sí original Jesús Campos García.

Si en su momento no tuviste oportunidad de verla (o de no verla, según cómo se mire), puedes hacerlo ahora en el Teatro Galileo de Madrid (C/ Galileo, 39) desde el 3 de mayo con el siguiente reparto: Mario Vedoya, Luis Hostalot y Rocío Calvo. Posteriormente, la obra viajará a la Sala Villarroel de Barcelona, programada por el Festival del Grec.

Muy recomendable.

Maratón de Monólogos de la AAT

Maratón de Monólogos de la AAT

Aunque ya no es una noticia fresca, quiero dejar constancia en esta página del VII Maratón de Monólogos, que como todos los años por el mes de marzo organizó la Asociación de Autores para celebrar el Día Mundial del Teatro. Esta función colectiva, de unas seis horas de duración, tuvo lugar en La Casa Encendida y mostró trabajos dramáticos (no confundir estos monólogos con las obras puntocom, por favor) de una treintena de autores, con un gran éxito de público.

Yo tuve el placer de participar con mi obra «Yo no me bajo en esta estación», que interpretó deliciosamente Fernando Chinarro.

Prometo avisar con tiempo de la edición del año que viene desde este mismo blog.

Para más información: http://www.aat.es/ - Actividades - Avance.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Grita sida

Grita sida

El 1 de diciembre de 2005, Día Mundial del Sida, noventa actores y actrices, bajo la dirección de Adolfo Simón, se echaron a las calles de Madrid para gritar «¡tengo sida!»

Un año más tarde, la experiencia se repitió en los edificios de la Universidad Complutense.

Y esta Universidad ha convertido en libro los monólogos y la performance que integraron este montaje colectivo, entre los que se encuentra mi texto titulado «¿Y usted?»

Para más información, visitad estos enlaces: 

http://www.ucm.es/info/ucmp/pags.php?tp=Servicio%20de%20Publicaciones&a=publicaciones&d=0013059.php

http://es.geocities.com/grita_sida/

http://gritatengosida.spaces.live.com/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres