Blogia
LA CIUDAD INVISIBLE ~ La más habitable de todas las ciudades

Mortalidad

Mortalidad

Esta mañana, mientras me dirigía a mi trabajo en el metro de Madrid (a veces creo que paso todo el día en el metro: véanse mis Apuntes suburbanos en este mismo blog) me he fijado en otra viajera que iba leyendo «La voz dormida», de Dulce Chacón. Al verlo, he pensado que ninguna de las mujeres que aparecen en la cubierta de ese libro vive ya: ni la miliciana que sujeta al bebé en brazos mientras lo muestra ufana a la cámara, ni la autora que firma la novela. Y he sentido un escalofrío. En un túnel a los pies de mi ciudad, rodeado de extraños, durante un instante he tenido conciencia intensa de nuestra mortalidad, y la verdad es que me ha dolido. 

Mañana me dedicaré a viajar dormitando o escuchando música con mi mp3.

Posdata: En casa tengo un ejemplar de «La voz dormida» firmado por Dulce Chacón seis meses antes de que el gran sueño la alcanzara a ella.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Paco -

A veces pasa que el sentimiento de la muerte nos llega como el arañazo de una cuchilla de afeitar, que escuece cuando le da el agua y luego se olvida. La gente tendemos a actuar como si fueramos a vivir para siempre...A lo mejor no se puede vivir de otra forma
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres